Miguel Saldivar

Miguel Saldivar

Artista Plástico

Tengo un terrible apetito de búsqueda, y en el dibujo y la pintura puedo descubrir algo interesante y misterioso escondido detrás de una tela en blanco. Mi necesidad de pintar, es algo tan grande como respirar, caminar, correr o comer; es algo que amo y busco a diario. A través de la pintura trato de manifestar mis emociones, alegrías y tristezas, trato de abrir esa puerta misteriosa del alma, preguntarme quién soy, y para dónde voy. Busco manifestarme a través de los colores, las tierras y las líneas en su propio universo el cual me invita a caminar con ellos.

Por medio de la pintura intento captar la personalidad de las cosas, cada objeto con su propio espacio, su mundo silencioso de paz y armonía; plasmar en mi tela esa magia interior, haciendo todo esto mi sueño realidad.

¿Por qué soy artista? aún no lo sé pero mis pinturas darán respuesta a esa pregunta. Pinto con humildad porque así capto la esencia de las cosas y sus misterios. En mi pintura trato encontrar una realidad cotidiana fabricada por nosotros mismos, quiero ser un instrumento creativo y poético para los demás. En mi pintura descubro misterios habituales, siempre con el contenido del lenguaje esencial, con estructura y libertad.

Obras

El canto del agua

Miguel Saldivar

Óleo y arena sobre tela
70 x 90 cm
Santiago Tilapa, Estado de México

El canto del agua” es un grito de denuncia para el hombre pisoteando cobardemente la corteza de la tierra, el agua y los hijos que brotan de ella; las flores, los árboles, la vida silvestre y el canto del aire con sus ejércitos recorriendo nuestros pulmones, dándonos vida y perdonándonos, nos cantan una hermosa canción con la ayuda grande de Dios titulada: “El canto del agua”. Esta obra la realicé pensando en nuestra madre tierra mexiquense; el color del barro rojo, la siembra y la cosecha del maíz. En esta obra trato de alcanzar la frescura de los colores, la gran familia del azul y sus matices, los rojos en la vestimenta de los danzantes prehispánicos; son una gran fiesta para los ojos. La gota de agua pura recorre la tela tan transparente aún, como los manantiales recorren los suelos de Santiago Tilapa.

El Ahuehuete

Miguel Saldivar

Óleo y arena sobre tela
70 x 90 cm
Santiago Tilapa, Estado de México

Esta obra está basada principalmente en un acto de fe, un gran acontecimiento celebrado año tras año: la peregrinación a pie al santuario del Señor de Chalma empezando todo aquí en la iglesia de Santiago Tilapa; la preparación y organización de los peregrinos con una gran carga de fe y devoción, el colorido de la gente, la alegría desbordante es cada vez más grande se inicia la aventura. Vendedores de ricas flores en forma de coronas nos reciben y frente a mí el majestuoso “Ahuehuete” imponente con grandes y fuertes brazos; árbol de vida, glorioso árbol sagrado de los antiguos indígenas, “El viejo del agua” con enérgica armadura y colorido, el ciprés más mexicano, de sus pies brota el agua sagrada; bálsamo bendito consolador del caminante cansado. “El Ahuehuete”, fuerte inspiración para mí, mi pintura y mi forma de pensar; mi pilar.
El Ahuehuete proviene del Nahual Atl-agua y Huehue– viejo (“El viejo del agua”)

Obras

El canto del agua

Miguel Saldivar

Óleo y arena sobre tela
70 x 90 cm
Santiago Tilapa, Estado de México

El canto del agua” es un grito de denuncia para el hombre pisoteando cobardemente la corteza de la tierra, el agua y los hijos que brotan de ella; las flores, los árboles, la vida silvestre y el canto del aire con sus ejércitos recorriendo nuestros pulmones, dándonos vida y perdonándonos, nos cantan una hermosa canción con la ayuda grande de Dios titulada: “El canto del agua”. Esta obra la realicé pensando en nuestra madre tierra mexiquense; el color del barro rojo, la siembra y la cosecha del maíz. En esta obra trato de alcanzar la frescura de los colores, la gran familia del azul y sus matices, los rojos en la vestimenta de los danzantes prehispánicos; son una gran fiesta para los ojos. La gota de agua pura recorre la tela tan transparente aún, como los manantiales recorren los suelos de Santiago Tilapa.

El Ahuehuete

Miguel Saldivar

Óleo y arena sobre tela
70 x 90 cm
Santiago Tilapa, Estado de México

Esta obra está basada principalmente en un acto de fe, un gran acontecimiento celebrado año tras año: la peregrinación a pie al santuario del Señor de Chalma empezando todo aquí en la iglesia de Santiago Tilapa; la preparación y organización de los peregrinos con una gran carga de fe y devoción, el colorido de la gente, la alegría desbordante es cada vez más grande se inicia la aventura. Vendedores de ricas flores en forma de coronas nos reciben y frente a mí el majestuoso “Ahuehuete” imponente con grandes y fuertes brazos; árbol de vida, glorioso árbol sagrado de los antiguos indígenas, “El viejo del agua” con enérgica armadura y colorido, el ciprés más mexicano, de sus pies brota el agua sagrada; bálsamo bendito consolador del caminante cansado. “El Ahuehuete”, fuerte inspiración para mí, mi pintura y mi forma de pensar; mi pilar.

El Ahuehuete proviene del Nahual Atl-agua y Huehue– viejo (“El viejo del agua”)

Experiencia Profesional

Experiencia Profesional

Escenografía
  • Realización de varios dibujos y acuarelas para carteles artísticos en varias escuelas de la zona de Santiago Tilapa, Tianguistenco, y Xalatlaco- 1981
  • Primera exposición colectiva de pinturas con alumnos de Artes Plásticas en el Museo de Bellas Artes Toluca- 1995
  • Exposiciones colectivas de pintura en diferentes espacios, escuelas, casas de cultura de la zona de Tianguistenco Estado de México- 1997- 2006
  • Primera exposición individual de pintura en el Centro Regional de Cultura de Ocoyoacac Estado de México, donde experimenta óleo, acrílico, arena y tierra natural sobre tela- 2013
Formación Académica
  • Escuela de Bellas Artes de Toluca en el área de Artes Plásticas- 1992-1997

Vista la exposición de en la que participa

Sharing is caring!